La bota de fútbol más cómoda

El elemento principal que hemos de tener en cuenta es que no existe mejor truco que comprarnos una bota de fútbol adecuada para nosotros, ya sea por talla, horma o detalles como la carcasa o suela. Será lo mas importante y lo que hará que nuestra bota de fútbol completamente nueva sea un espectáculo o sea un desastre para nosotros. Una vez tenemos esto claro, otro punto importantísimo es la limpieza y cuidado de la bota, para lo cual ya tenemos la guía definitiva para cuidar y limpiar nuestras botas de fútbol donde entramos a repasar cada detalle y que es importante que sigamos sí o sí.  Al final detalles como dar grasa a la piel, limpiar el exceso de barro o caucho, hacen que nuestra bota sea mucho más cómoda y además dure mucho más. https://www.youtube.com/watch?v=IPJl_cHPuq8

Pero entonces ¿Cómo la hago más cómoda?

Si una vez elegida nuestra bota, vemos que nos falta algo de espacio extra en el interior o quizás necesitamos que se “amolden” lo más rápido posible a nuestro pie, existen varios trucos para ayudarnos en esta tarea, repasemos unos cuantos. Un truco bastante sencillo y que no todo el mundo conoce es el uso de hormas, es decir, un elemento muy visto en zapaterías que a veces se nos olvida en el mundo del fútbol. Sencillamente, cada vez que utilicemos nuestra bota le colocamos la horma (con la bota limpia) y la dejamos lista para el siguiente uso, esto hará que los materiales no “olviden” la forma de nuestro pie y la bota vaya cediendo por sí sola con el paso del tiempo y del uso.
Si no encontramos una horma como tal, un recurso muy valido es utilizar papel de periódico o revistas para “guardar” esa forma, además de eliminar cualquier humedad que pueda quedar dentro de la bota. Digamos que es un 2 en 1 casero que va realmente bien. El truco del agua caliente Otro de los trucos más sonados, ya que varias veces se ha comentado que era el propio Cristiano Ronaldo quien realizaba este truco para ablandar sus botas antes de cada partido. Veamos cómo funciona. En primer lugar, debemos tener nuestras botas limpias y sin la plantilla, ya que la misma se puede estropear al entrar en contacto directo con el agua caliente, sobre todo si tenemos alguna plantilla con alguna tecnología de Grip. También es importante recordar que es recomendable que las mismas tengan un par de usos, ya que así la bota se expandirá conforme a la forma de nuestro pie. Una vez estén listas, debemos sumergirlas en agua caliente (IMPORTANTE, que el agua no este hirviendo ya que podemos dañar los materiales del exterior de la carcasa de la bota sin la misma). Una vez están sumergidas, debemos esperar unos minutos, y ponerlas a secar. Tras secarse, volver a ponérnoslas y repetir el proceso en caso de que aún las notemos rígidas. Tras realizar este procedimiento veremos cómo los materiales de la carcasa se ablandarán y notaremos nuestras botas más cómodas y perfectas para utilizarlas en todo momento. El truco del agua en el interior Con este truco buscamos usar una propiedad del agua para ayudar a expandir esos milímetros que necesitamos para dejar nuestra bota perfecta. En primer lugar, necesitamos nuestras botas limpias nuevamente y esta vez no retiraremos la plantilla. Una vez las tengamos limpias y secas, introducimos dentro de cada bota una bolsa de plástico que se pueda cerrar (las de cierre hermético de los congelados por ejemplo) y que se adapte a toda la superficie interior de la misma. Con la bolsa introducida, rellenamos la bolsa de agua asegurándonos de que se distribuya por toda la superficie y cerramos la bolsa sin que quede ningún punto por donde se pueda escapar el agua. Tras esto, introducimos nuestro par de botas en el congelador y esperamos a que el agua se solidifique. Al solidificarse se expande y de esta forma conseguimos ensanchar un poco las zonas que sentimos más apretadas. Secador, Microondas, etc…
Hay diferentes trucos en este sentido, el de pasar el secador por la zona que más os aprieta o incluso meter la zapatilla en el microondas para que se vaya ablandando. Realmente NO recomiendo estos métodos ya que más allá de que puedan funcionar o no, son métodos muy agresivos y más tarde o más temprano terminan por estropear la bota y dejarla inutilizable. Hacer mi bota más estrecha Si por el contrario queréis reducir algo la anchura de vuestra bota, aquí sencillamente tenéis que jugar con el cordaje, y con vuestros calcetines. Una de nuestras recomendaciones básicas durante todos estos años es la de elegir unos buenos calcetines de futbol. Puedes elegir unos más mullidos para llenar ese espacio que te sobra, o incluso con elementos de grip para reforzar el acople bota pie. Os dejamos con un video donde analizamos unos de los mejores calcetines de fútbol.
https://www.youtube.com/watch?v=3zc1U5zEQjk
Conclusiones  Hemos repasado algunos trucos que seguro ayudaran a más de uno, sin embargo, quisiera recordar que el mejor truco para que las botas os queden perfectas es elegir bien la talla y el modelo que os gusten. Por suerte, en Futbolemotion tenéis el cambio de talla sin inconvenientes, lo que os facilitará mucho esta tarea. Siguiendo estos consejos veréis cómo no solo vuestras botas duran más, sino que en cada partido estarán estupendas en cada pase y en cada jugada. Cuéntanos en los comentarios qué otros trucos usas para mantener tus botas perfectas. Fuente: Fútbol Emotion – https://www.futbolemotion.com
Artículo anteriorAscenso del Infantil B (Temporada 2021/2022) a 1º REGIONAL
Artículo siguienteLa Bicicleta estática

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí